Publicidad

Bebidas azucaradas, ¿por qué debemos restringir su consumo?

Url-2

En las últimas décadas ha crecido el consumo de bebidas azucaradas, incrementando los índices de malnutrición.   La obesidad infantil y juvenil se ha triplicado en los últimos años en los Estados Unidos y también se ha extendido a otros países desarrollados y en vías de desarrollo.  Casi el 40% de la energía consumida  (798 de 2.027 kcal/día) por niños y adolescentes de entre 2 y 18 años en los Estados Unidos corresponde a calorías vacías (433 kcal de grasa sólida y kcal 365 de los azúcares añadidos).

Un reciente estudio de la American Heart Association muestra que cerca del 50% de la azúcar agregada en la dieta de los estadounidenses corresponde a las bebidas azucaradas.   Los varones adolescentes de 12 a 19 años consumen un promedio de 22 onzas (0,65 litros) de bebidas gaseosas calóricas por día, más del doble de la ingesta diaria de leche (9,8 onzas/0,29 litros). Y las mujeres de la misma edad ingieren 14,3 onzas (0,41 litros) de gaseosas y  6,3 onzas (0,17 litros) de leche por día.              

Con el fin de prevenir la obesidad, deben consumirse un 15% del total de energía de las grasas sólidas y azúcares agregados (actualmente representan aproximadamente el 33% de la energía total de la ingesta). Y recomiendan que se reduzca el consumo de bebidas gaseosas, bebidas deportivas y otras bebidas azucaradas, principalmente en los niños y jóvenes, y que se aumente la ingesta de agua y leche descremada.  Además, debido a que los niños y adolescentes permanecen gran parte de la semana en la escuela, es importante que dentro de los ámbitos educativos se restrinjan el acceso a las bebidas azucaradas. 

Publicidad
Publicidad
Publicidad