Publicidad

Cinco tips a tener en cuenta en el regreso a la actividad física

Steps-to-starting-a-business

Comenzar o volver a hacer actividad física es tan costoso como beneficioso para un persona. Cuando uno no tiene el hábito de hacer ejercicio debe comenzar de a poco e ir acostumbrando al cuerpo de manera progresiva para poder comenzar a evolucionar de forma aeróbica y muscular. La decisión requiere de un convencimiento real de que el deporte mejora la forma de vivir y es verdad que lo hace.

 

Visita al médico

Antes de comenzar a hacer ejercicio uno debe ir al médico para realizar una serie de estudios que harán que el profesional los evalúe para ver si están aptos para hacer actividad física o no. En estas evaluaciones por lo general se analizan los resultados de exámenes físicos, tensión arterial, informe del electrocardiograma, rayos X de tórax y ergometría. También se debe informar al profesional de los antecedentes médicos familiares y personales.

 

Elige bien el deporte

Lo principal para seleccionar el deporte a realizar es pensar cuál sería el que más te engancharía, la motivación es fundamental para que el impulso inicial perdure. Los que ejercitan músculos principales, piernas o brazos, son los más recomendados. Caminar, nadar, correr, andar en bicicleta y bailar son los más populares a la hora de empezar a hacer actividad física.

 

Ten una buena elongación inicial y final

Al comienzo de la sesión de entrenamiento lo principal es realizar un período de calentamiento de al menos 5 minutos. El estiramiento de los músculos de manera liviana y el arranque de la actividad subiendo la exigencia de manera gradual son los puntos básicos a tener en cuenta. Ejemplo: Elongar las piernas de forma activa y comenzar caminando lento e ir subiendo la velocidad.

A la hora de terminar el ejercicio lo importante es comenzar a disminuir gradualmente la actividad para permitirle al cuerpo bajar las pulsaciones sin sobresaltos. Los trabajos de estiramiento muscular en este proceso serán de forma pasiva y con un nivel de exigencia un poco más fuerte que en la entrada en calor.

Antes, durante y después de ejercitarse siempre es importante hidratarse, el cuerpo pierde mucha agua a través de la transpiración y es fundamental reponerla.

 

Elige la rutina adecuada

La forma ideal de comenzar una rutina semanal es haciendo deporte al menos tres veces por semana con una extensión de no menos de 20 minutos. Lo recomendable es llegar a realizar deporte por 30 minutos o más al menos cinco veces cada siete días. Cuando uno no tiene tiempo por sus ocupaciones diarias la forma de realizar actividad física es incluyendo el ejercicio en los quehaceres diarios. En definitiva lo que importa es poder tener movimiento para llevar una vida sana.

 

Disfruta los cambios físicos

Por lo general si uno no venía haciendo actividad física los cambios comienzan a manifestarse pero para que las modificaciones sean significativas no hay que perder la cabeza y pensar a largo plazo. El cuerpo empieza a mostrarse más vital, la resistencia aerobica crece y la mente empieza a sentirse liberada. Con el correr del tiempo y el comienzo de mayor exigencia los resultados van creciendo progresivamente.  

Publicidad
Publicidad
Publicidad