Publicidad

Comidas pre-entrenamiento para quemar grasa y ganar energía

648_exercise_appetite

 

Elegir los mejores alimentos antes de tu entrenamiento dará a tu cuerpo la energía,  así como las vitaminas y nutrientes necesarios para la recuperación muscular. El plan de comida de pre-entrenamiento comienza con el desayuno y continúa durante todo el día. Aumentando tu ingesta de carbohidratos y proteínas optimizarás los beneficios del ejercicio.

 

Elige un desayuno saludable

Prepara un desayuno saludable para maximizar tu potencial de entrenamiento.  Los carbohidratos proporcionarán a tus músculos la energía para resistir el  entrenamiento.   Elige cereales,  panes integrales, frutas y jugos de frutas que sean altos en carbohidratos, ya que estos se digieren y se almacenan en el músculo, como glucógeno, el cual se utiliza como combustible durante tus entrenamientos. Adquirir suficiente energía para tus entrenamientos te permitirá quemar más grasa.

 

Come una dieta bien balanceada

A pesar de que debes aumentar tu ingesta de carbohidratos en los días que ejercitas, también debes asegurarte de que tus comidas estén bien balanceadas.  Debes  asegurar las vitaminas y minerales necesarios para recuperar y permitir el crecimiento muscular luego de tus entrenamientos.   También debes incluir proteínas en tus comidas, las cuales son la piedra angular del tejido muscular. Por lo tanto, consume frutas, verduras, legumbres, granos enteros, lácteos bajos en grasa y carnes magras.

 

Elige los mejores bocadillos

Si bien los bocadillos no pueden proporcionar a tu cuerpo una energía adicional durante los entrenamientos, pueden ayudar a mantener el nivel de azúcar en la sangre durante el ejercicio. Si, mientras haces ejercicio, tu nivel de azúcar en la sangre baja demasiado, tendrás que detenerte y dejar de quemar grasa.   Incluye yogur, barritas energéticas, batidos o fruta fresca para que tu  nivel de azúcar en la sangre se mantenga dentro del rango normal.

 

Comer en el momento oportuno

 

Las comidas preentrenamiento son importantes,  así como también  comer en los momentos apropiados para quemar la grasa y obtener energía.  Realiza las comidas principales  tres o cuatro horas antes de tu entrenamiento, haz comidas pequeñas o ingiere algún bocadillo  una o dos horas antes.   Comer inmediatamente antes del ejercicio reduce el flujo de la sangre disponible para los músculos durante el entrenamiento porque el cuerpo vuelve a dirigir la sangre a los intestinos para ayudar en la digestión. 

Publicidad
Publicidad
Publicidad