Publicidad

¿Cómo reconocer rápidamente los signos del accidente cerebrovascular?

Creier_retea_web_85850700_38067200_(1)

Un entumecimiento o un debilitamiento repentinos en la cara o un hemicuerpo, sentirse confuso y tener problemas en el habla son algunas de las señales de que alguien está sufriendo un accidente cerebrovascular (ACV).   Gran parte del pronóstico estará condicionado por la velocidad en que se diagnostique y se trate.

Un  mareo,  problemas en la marcha, la pérdida de la visión de uno o ambos ojos y un fuerte dolor de cabeza repentino sin ninguna razón aparente son otras señales de que alguien está padeciendo un ACV.  No obstante, el tratamiento temprano puede evitar e incluso revertir el daño causado por el  ACV.

Los expertos aconsejan  que cuando haya dudas se recuerden los siguiente parámetros a tener en cuenta, la regla mnemotécnica para no olvidarse es "FAST" que quiere decir rápido en idioma inglés.

La cara (Face): La cara parece desigual? Se ve asimétrica?

El brazo (Arm): Notas que un brazo está colgando? Lo sientes más débil o con menos fuerza?

El habla (Speak): Comprueba si tienes dificultades para hablar u otras señales de problemas con el habla.

El tiempo (Time) : Llama a tu servicio de urgencia lo más rápido posible

Uno de los tratamientos más habituales para el ACV es el activador del plasminógeno tisular, el tratamiento "anticoagulante" también conocido como APT. El medicamento se inyecta en una arteria o vena para disolver un coágulo y restaurar el flujo sanguíneo al cerebro.

La revascularización es otro tratamiento del ACV en el que se introducen microcatéteres en la arteria a fin de eliminar las obstrucciones. En todos los casos, la atención médica inmediata puede ayudar a reducir los daños causados por un ACV.

 

La prevención es lo más importante

El  ACV  es la cuarta causa principal de muerte en Estados Unidos y la causa principal de discapacidad en las personas adultas.  En promedio, alguien fallece de ACV cada cuatro minutos.  La buena noticia es que aproximadamente el 80% de los ACV pueden prevenirse.

Los siguientes cambios en el estilo de vida pueden reducir de forma significativa el riesgo de sufrir un ACV:

-Reduce el  consumo de  sal. Reducir el consumo de sal puede hacer que la presión sanguínea disminuya, y que se reduzca así el riesgo de ACV

-Sigue  una dieta sana. Reduce el nivel de colesterol LDL (o "malo") para mejorar la salud cardiaca y reducir el riesgo de ACV. El nivel de colesterol debería ser de 200 mg/dl o menor.

-Deja de fumar.  Los fumadores tienen el doble de riesgo de sufrir un ACV. Fumar daña los vasos sanguíneos, aumenta a presión arterial y acelera la formación de coágulos en las arterias.

-Realiza ejercicio. Las personas con sobrepeso u obesidad tienen un riesgo mayor de tener el colesterol alto, hipertensión, diabetes y un ACV. Perder peso puede reducir el riesgo de ACV y aliviar la tensión del sistema circulatorio.

Incluso con estos cambios en el estilo de vida, los expertos indicaron que las personas a partir de 55 años de edad tienen un riesgo mayor de sufrir un ACV. También tienen un riesgo mayor las personas negras, hispanas y las que cuentan con antecedentes familiares de ACV .

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad