Publicidad

Correr en cinta, una alternativa para el entrenamiento de invierno

2155_n

Es fácil salir a correr en verano y mantener una buena periodicidad en el entrenamiento, pero cuando llega el invierno las cosas cambian.   El frío y la menor duración del día confabulan en contra de nuestro plan de entrenamiento. Para superar estos inconvenientes, las cintas de correr pueden ser una buena inversión para entrenar en casa.

 

Aquel corredor que desee mantener un entrenamiento duro y constante durante todo el año puede verse perjudicado por temporadas especialmente frías o por días con condiciones atmosféricas adversas que dificultan seguir una buena dinámica de entrenamiento. ¿Puede ser una solución hacerse con una cinta para correr? Muchos corredores pueden pensar en que entrenar es muchas veces el placer de correr ante cualquier adversidad, la famosa lucha contra los elementos, pero ¿por qué no disponer de una segunda alternativa más cómoda?

 

A continuación, exponemos una serie de recomendaciones, junto con algunas ventajas y desventajas que ocasiona la utilización de este tipo de cintas.

 

El principal inconveniente de este tipo de aparatos es, por supuesto, su precio. Si sólo habláramos de aparatos con una estabilidad comprobada y con motores de una potencia suficiente que permitan correr a una buena velocidad, estaremos hablando de una buena cantidad de billetes.  También existe la posibilidad de encontrar alguna cinta de segunda mano que tenga un precio razonable. Naturalmente siempre existe la alternativa de apuntarse a un gimnasio y utilizar los equipos que allí se encuentren. Pero en este caso supone también un gasto mensual elevado.

Los equipos de alto nivel deberían permitirnos llegar hasta 16 Km. por hora y rampas de hasta el 12%. Un buen entrenamiento podría ser correr a unos 15 Km. por hora y con rampas que ronden de un 6 a un 8%, esta actividad asegura un esfuerzo que haría sudar a cualquiera. De todas maneras en el caso de corredores que busquen velocidades o ritmos de carrera más altos, es siempre aconsejable correr en el exterior.

 

A favor y en contra

 

A favor

 

- Son aparatos ajenos a las inclemencias del tiempo como son la lluvia, el viento, la nieve o el hielo.

 

- La oscuridad no es en ningún caso un problema, evitándose así lesiones por tropezar a causa de la falta de visión.

 

- Se evitan caídas debidas a dificultades del terreno.

 

- Puede regularse el entrenamiento gracias a la variedad de inclinaciones que nos ofrece la cinta para correr.

 

- Pueden controlarse fácilmente pulso y ritmo de carrera gracias a su rango de velocidades. 

 

- En el caso de entrenar en un gimnasio, siempre existe la ventaja de correr con más gente alrededor lo que puede ser más divertido.

 

- Puede afrontar la monotonía escuchando música sin los peligros que conlleva el tráfico.

 

En contra

 

- El alto precio de adquisición.

 

- Se debe disponer del espacio suficiente en casa.

 

- Puede ocasionar molestias tanto para el usuario en sí como para los vecinos debido al ruido y vibraciones que produce.

 

- A la hora de correr, aunque parezca similar, los pasos son diferentes a correr sobre el terreno lo que puede ocasionar que uno se acostumbre y después se vea perjudicado una ver corra en el exterior.

 

- En casa no corre el viento, lo que ocasiona una mayor transpiración y de que aumente la sensación de calor.

 

- Es mucho más aburrido correr dentro de una habitación que en el exterior ya que es un poco monótono.

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad