Publicidad

¿Cuáles son los beneficios de correr?

Tiroides

 Seguramente estás pensando en iniciar algún tipo de actividad física  y te interesa elegir la que más se adapte a tu vida y mayores beneficios produzca en tu organismo. Para beneficiarte corriendo no tienes que hacer grandes distancias a la semana ni salir todos los días. Correr regularmente, saliendo tres veces por semana, una media hora cada vez, provoca cambios muy positivos en nuestro organismo, unos más visibles que otros:

Fortalece el corazón y alarga la vida

Está demostrado que el corazón de un corredor habitual es mucho más fuerte que el de una persona sedentaria. Las paredes ganan grosor y los ventrículos aumentan su tamaño de manera que con cada latido nuestro mismo corazón puede bombear más sangre y, en consecuencia, el pulso en reposo baja considerablemente.

El corazón  de una persona sedentaria tiene que hacer mucho más esfuerzo para bombear la sangre en cada latido, mientras que el corazón  de una persona que corre cada minuto trabaja menos para bombear la misma cantidad de sangre. La diferencia de esfuerzo que hace un corazón sedentario al de un corredor es abismal, de ahí que correr regularmente reduzca hasta en un 20% el riesgo de ataque cardíaco y que, además, prolongue nuestra vida.

Libera tu mente, aumenta tu energía y mejora tu ánimo

El esfuerzo de correr provoca que tu cerebro libere endorfinas, las hormonas de la felicidad, del bienestar, de la exaltación del ánimo y en consecuencia sientes que estás a gusto contigo mismo.

Disminuye las grasas,  fortalece músculos y huesos

Seguramente el principal motivo por el que la gente empieza a correr, es verse más tonificado y con un mejor cuerpo.  Con tan sólo salir dos o tres veces por semana, media hora cada vez, el nivel de grasa corporal se reduce de manera considerable y se genera más hormona del crecimiento. Los músculos se tonifican y crecen, los huesos tienen una mayor capacidad de reparación y las articulaciones se vuelven más flexibles, más lubricadas.

Aumenta tus defensas y optimiza tus sistemas

Tu sistema inmunitario se hace más fuerte, y también tus huesos, articulaciones, músculos respiratorios -como el diafragma-, los riñones, el corazón… sin olvidarnos de que nos encontramos mejor psicológicamente y se nos ve mejor físicamente.

Publicidad
Publicidad
Publicidad