Publicidad

La guerra de los antioxidantes contra los radicales libres

Antioxidantes

 

Los radicales libres son moléculas que nuestro organismo produce y que, en ciertas cantidades y bajo el control de los antioxidantes, permiten defendernos de la acción de virus y bacterias, protegiendo nuestra salud.

Algunos factores como la exposición al humo de cigarrillo, la contaminación ambiental,  el estrés, algunos medicamentos, el consumo de pesticidas a través de ciertos alimentos, el exceso de grasas saturadas  y los aceites pueden generar una cantidad mayor de radicales libres de la que necesitamos.  Este exceso atacará nuestras propias células dañándolas y generando más radicales libres.

Al dañar las celulas de nuestra piel provocan su envejecimiento, ya que esta se torna seca y arrugada, y al dañar a los glóbulos blancos van debilitando nuestro sistema inmunológico.

Pueden producir degeneración de tejidos, contribuyendo al desarrollo de tumores benignos o malignos como el cáncer de mama, de útero, estómago, pulmón y prostata, y de enfermedades relacionadas como el mal de Alzheimer y la artritis

Los antioxidantes, en cambio, son sustancias que nos ayudan a neutralizar radicales libres, protegiendo de este modo a nuestras células, contribuyendo a mejorar nuestras defensas, y retrasando el proceso de envejecimiento cutáneo.

 

Donde encontrar antioxidantes

Muchos alimentos contienen antioxidantes necesarios para  mantener a raya estos radicales libres

En las frutillas, kiwis, melón y frutas cítricas encontramos Vitamina C, que además de tener poder antioxidante, ayuda a la absorción del hierro previniendo la anemia y contribuyendo a la cicatrización de heridas.  Otras fuentes son las grosellas, morrones, tomates, pepino, nabo y crucíferas (grupo de vegetales que incluye al brócoli, coliflor y los repollitos de bruselas) Los fumadores deben tener en cuenta que su hábito produce un deficit de esta vitamina por lo que necesitan consumir el doble que los  no fumadores.

La sandía, melón, brócoli y los alimentos de color anaranjado como la calabaza, el zapallo, la zanahoria, duraznos, damascos y mangos son fuente de betacaroteno o provitamina A, que tiene importante poder antioxidante y es esencial para mantener en buen estado nuestra piel y tejidos.

La Vitamina E tiene potente acción antioxidante, estimula al sistema inmunológico y contribuye a prevenir enfermedades cardiovasculares. 

Se encuentra en todos los aceites vegetales como los de girasol, soja, maíz, sésamo, el de germen de trigo y principalmente el de oliva, en especial el extra virgen de primera presión en frío. Otras fuentes son el germen de trigo, las semillas de girasol y de sésamo y las frutas secas como las nueces.

El Selenio es un mineral con función antioxidante, que ayuda a fortalecer al sistema inmunológico. Se lo puede encontrar en las nueces, especialmente las de Brasil (se aconseja comprarlas con cascara y consumir una por día), ajo, pescado, carne vacuna y pollo.

Otro mineral con poder antioxidante es el zinc, que también mejora nuestras defensas y ayuda a mantener la elasticidad de la piel. Podemos encontrarlo en las frutas secas (nueces, almendras, maní, avellanas), en los cereales integrales, partes oscuras del pollo y las ostras.

Algunas infusiones  que nos benefician  por su aporte de antioxidantes son:  el té verde, el té de kombucha, poderoso desintoxicante, y el cacao soluble, tomar esta infusión caliente potencia su efecto, aportando un porcentaje bajo de grasas y menos calorías en comparación con los chocolates en barra.

Un  vaso de vino tinto al día es una buena recomendación, habito que también brinda protección contra las enfermedades cardiovasculares.

El tomate no solo es fuente de vitamina C, también contiene ácido alfa-lipoico, una sustancia que podríamos llamar el antioxidante ideal ya que elimina varias especies de radicales libres, ofrece protección intra y extra celular  y especialmente porque en su presencia el efecto del resto de los antioxidantes se ve potenciado.

El tomate contiene también licopenos, otros antioxidantes que además protegen contra el cáncer de próstata y que se encuentran en mayor cantidad aún en los tomates perita y en la salsa de tomates, (ya que la cocción al romper los tejidos de este vegetal favorece su liberación) Otros alimentos de color rojo son también fuentes de este antioxidante, como los morrones o pimientos rojos, y la sandía.

 

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad