Publicidad

¿Qué es el sindrome metabólico y cuál es su origen?

Shutterstock-126522215-60847635

Existen ciertas variables que desempeñan un papel importante en las probabilidades de que una persona padezca una enfermedad cardiovascular. Estas variables se denominan  ”factores de riesgo.   Cuando esto factores se presentan en forma conjunta, componen  un cuadro denominado   “síndrome metabólico”.   El síndrome metabólico también se denomina síndrome de resistencia a la insulina o síndrome metabólico X.

Las personas con síndrome metabólico tienen una conjunción de los siguientes factores de riesgo:

-Obesidad central, es decir, un exceso de grasa en la zona abdominal

-Diabetes o dificultad para digerir un tipo de azúcar denominado “glucosa” (intolerancia a la glucosa)

-Niveles elevados de triglicéridos y niveles bajos de lipoproteínas de alta densidad (HDL o “colesterol bueno”) en la sangre

-Presión arterial alta (hipertensión arterial)

Todavía hay muchas cuestiones sin responder en lo que respecta al síndrome metabólico, pero lo que sí se sabe es que las personas con síndrome metabólico tienen un mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco o una enfermedad arterial coronaria.

¿Cuál es la causa del síndrome metabólico?

Se cree que el síndrome metabólico es una enfermedad genética, es decir, que se transmite en los genes de una familia, de una generación a la siguiente; pero esto aún no está totalmente claro.

Normalmente, el páncreas libera insulina cuando comemos ciertos alimentos. La insulina es una hormona que ayuda a las células del organismo a aceptar el azúcar (glucosa) que les da energía. Si las células se vuelven resistentes a la insulina, se necesita más insulina para que la glucosa penetre en las células. Por consiguiente, el organismo produce más insulina, la cual es bombeada a la corriente sanguínea.

Cuando hay mucha insulina en la corriente sanguínea se aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, porque la insulina:

  • Eleva los niveles de triglicéridos.
  • Reduce los niveles de lipoproteínas de alta densidad (HDL o “colesterol bueno”).
  • Eleva los niveles de lipoproteínas de baja densidad (LDL o “colesterol malo”).
  • Hace más difícil que el organismo elimine las grasas de la sangre después de comer.
  • Eleva la presión arterial.
  • Aumenta la capacidad de coagulación de la sangre.

¿Cuáles son los signos del síndrome metabólico?

Los pacientes con síndrome metabólico no sienten ningún síntoma. Pero hay signos que pueden indicar a los médicos un diagnóstico de síndrome metabólico. Los médicos buscarán una conjunción de los siguientes factores:

-Obesidad central, es decir, un exceso de grasa en la zona abdominal.

-Dificultad para controlar la glucemia (intolerancia a la glucosa). Los pacientes con síndrome metabólico generalmente tienen hiperinsulinemia o diabetes tipo 2.

-Niveles elevados de lipoproteínas de baja densidad (LDL o “colesterol  malo”) y triglicéridos en la sangre.

-Niveles bajos de lipoproteínas de alta densidad (HDL o “colesterol bueno”) en la sangre.

-Presión arterial alta (hipertensión arterial).

 

¿Cómo se diagnostica el síndrome metabólico?

Los médicos pueden revisar los niveles de colesterol HDL y triglicéridos, la presión arterial y el peso corporal, que son signos de advertencia del síndrome metabólico. También pueden realizarse análisis de sangre para medir los niveles de glucosa e insulina en la sangre.

 

¿Cómo se trata el síndrome metabólico?

El tratamiento del síndrome metabólico consiste en tratar las otras enfermedades subyacentes. Por consiguiente, si el paciente tiene diabetes, hiperinsulinemia, niveles elevados de colesterol o presión arterial alta, debe estar bajo el control médico y recibir el tratamiento adecuado. Hacer ejercicio y bajar de peso también son medidas útiles para mejorar la sensibilidad a la insulina, reducir la presión arterial y los niveles de colesterol.

En algunos casos pueden administrarse medicamentos para tratar el síndrome metabólico, pero la esencia del tratamiento implica cambios en el estilo de vida, tal como seguir una alimentación sana, evitar los hidratos de carbono, dejar de fumar y reducir el consumo de bebidas alcohólicas.

Publicidad
Publicidad
Publicidad