Publicidad

¿Qué es la retención de líquidos y por qué se produce?

Zdr-zeludac

La retención de líquidos aparece en ciertas situaciones fisiológicas (embarazo, menopausia, período premenstrual) y en muchas enfermedades (cardíacas, renales, hepáticas, etc.).  Siempre se manifiesta como una hinchazón de los tejidos blandos, debido a la acumulación de líquidos especialmente  en tobillos y piernas.

El agua es el elemento más abundante del organismo y alcanza el 72% del peso corporal de un adulto. Está distribuida en tres grandes compartimientos:

Intracelular: la que se encuentra dentro de las células.

Intravascular: la que se encuentra dentro de los vasos sanguíneos.

Intersticial: la que se encuentra entre ambos, o sea en los tejidos alrededor de las células.

Estos compartimentos están separados entre sí por una membrana semipermeable, o sea que permite el paso de líquidos y ciertos componentes. La retención de líquidos se produce, cuando existe un desequilibrio entre las fuerzas que regulan el paso de los líquidos de un compartimiento a otro. Si el paso de agua es abundante del espacio Intravascular al intersticial, aparece la retención de líquidos.

La retención de líquidos es uno de los factores ocultos del aumento de peso.  Pueden ocurrir tanto por el estilo de vida (sedentarismo), como fluctuaciones hormonales (embarazo, menopausia, pre-menstruo), desequilibrio en la ingesta de líquidos o enfermedades importantes (cirrosis, insuficiencia cardiaca, hipertensión arterial, cáncer, desnutrición, etc.). 

 

Los Factores causales

Factores orgánicos: Inflamatorios (en articulaciones por traumatismos o golpes), Alérgicos, trastornos circulatorios (enlentecimiento del retorno sanguíneo y linfático empujando el líquido hacia el intersticio.

Enfermedades propias de ciertos órganos (hígado, riñón, corazón, etc.).

Factores cotidianos: el sedentarismo (falta de actividad física, permanecer muchas horas sentados, etc.), el estrés (la angustia y los nervios desequilibran el sistema hormonal), la ingesta de medicamentos (anticonceptivos orales, corticoides, antiinflamatorios, etc.), factores climáticos (en menor medida las fluctuaciones de la presión atmosférica y las altas temperaturas, pueden influir en esto.

  

¿Cómo prevenir la retención de líquidos?

Es importante que si notas que tus pies están hinchados  y que orinas mucho durante la noche hagas una consulta con tu médico de cabecera.  Seguramente te examinará y solicitará algunos estudios para chequear que todo se encuentre en orden. 

 

Muchos son los factores que pueden provocar la retención de líquidos:

-Una mala alimentación con exceso de sal y de alcohol, y falta de proteínas y nutrientes.

-Una vida muy sedentaria.

-Fluctuaciones hormonales (embarazo, menopausia).

-Trastornos hepáticos, cardiacos o renales, que hacen desequilibrar la balanza y provocan que los tejidos acumulen fluidos.

-Uso de ciertos medicamentos

-Todos estos factores contribuyen a esa pesadez y malestar general provocado por este problema.

-Durante el embarazo

 

Los edemas leves se corrigen con medidas sencillas, pero en cualquier caso no se debe tomar ningún medicamento sin consultar con el especialista.

 

Consejos a tener en cuenta 

-Seguir una alimentación rica en vegetales, frutas, con abundante agua y líquidos.

-La dieta a seguir debe ser equilibrada y ajustada a la edad y el estilo de vida.

-Ejercicio, en forma regular y constante, acorde a la edad y el estado físico.

-Ser muy cautos con el consumo de sal: con sólo sacar el salero de la mesa y evitar su agregado “de más” en las comidas, se estará cumpliendo con una dieta moderada en sodio.

-Tener en cuenta que después de los 50 años estos consejos son más necesarios que a los 20, aunque desde temprana edad es bueno tomar estos cuidados. 

Para evitar la retención de líquidos hay que seguir una dieta baja en sodio, por tanto la primera medida a adoptar es reducir la sal en las comidas. Para que las comidas no resulten insípidas y realzar el sabor de los alimentos se pueden usar como sustitutivo hierbas aromáticas, vinagre, limón, ajo o cebolla.

Pero no todo el sodio se ingiere a través de la sal de mesa. Todos los alimentos lo contienen en mayor o menor proporción, por eso es necesario también evitar aquellos que contengan mayor cantidad: embutidos, conservas, quesos (excepto los quesos sin sal), ahumados, pan con sal, pastillas de caldo, sopas y purés comerciales, bebidas gaseosas, alcohol, etc.

 

Lo mejor es seguir una dieta rica en verduras, hortalizas, fruta, legumbres e hidratos de carbono complejos (pasta, arroz) y alimentos ricos en potasio en general. Entre las verduras y hortalizas más recomendadas se encuentran las patatas, calabaza, tomate, calabacín, berenjena, espárragos, setas y alcachofas. Y de las frutas la más aconsejable es la banana, por su alto contenido en potasio.

Por otro lado, también es importante beber agua (aproximadamente dos litros al día) y preferiblemente fuera de las comidas.

 

Alimentos Recomendados

 

Alimentos ricos en potasio: El potasio es un mineral que, junto con el sodio y el cloruro, mantienen el equilibrio hídrico del organismo. Estos tres componentes, llamados electrolitos, son necesarios para controlar la presión de la sangre, para mantener el ritmo cardíaco, para transportar los nutrientes a las células y evitar que los líquidos sobrantes queden retenidos en el organismo. Un exceso de sodio en la dieta, además de facilitar la aparición de una serie de enfermedades como la hipertensión, rompe con el equilibrio hídrico y favorece la retención de líquidos en el organismo.

Se ha comprobado como la ingestión de alimentos ricos en potasio ayuda a contrarrestar los niveles de sodio y restaura el equilibrio. Según los especialistas, la proporción ideal sería la de 5:1, es decir 5 veces más potasio que sodio. En la práctica, esto supone que deberíamos comer menos alimentos ricos en sal y comer más alimentos ricos en potasio. Con ello, no solamente conseguiríamos tener el cuerpo menos retención de líquidos, sino que evitaríamos que nuestra presión sanguínea fuera tan alta y disminuiríamos el riesgo de derrames cerebrales o ataques cardíacos. Lamentablemente el consumo de sal suele ser el doble que el de potasio.

Las frutas y las verduras son ricas en potasio. Se aconseja una ingestión diaria de unos 400 gr. de estos alimentos como mínimo, lo que equivaldría a unas 5 raciones diarias.

Alimentos bajos en sodio: Entre los alimentos bajos en sodio tenemos fundamentalmente muchas frutas y verduras, aunque algunas frutas como la manzanas, las peras o las cerezas son especialmente recomendadas. Para saciar el organismo podemos recurrir a algunos cereales como el arroz o la avena, o a tubérculos como la papa. La soja u otras legumbres son fuentes vegetales de proteínas con muy poca sal. También podemos recurrir a la leche o a sus derivados.

 

Alimentos No Recomendados

 

Alimentos con mucha sal: Los alimentos ricos en sodio producen retención de líquidos. Entre los que contienen mucha sal y que debemos evitar se encuentran los siguientes: Los embutidos ( mortadela, jamón, salchichón, etc.) el jamón crudo, la panceta, etc., los frutos secos salados, los quesos con sal, etc.

Publicidad
Publicidad
Publicidad